Te doy la bienvenida a esta sección de nuestra web en la que te explicamos los secretos de algunas de las fotografías que he ido realizando. En esta ocasión te presento ¿CÓMO SE HIZO? Atardecer en Puerto Oscuro.

A simple vista puede parecerte una foto sin gran ciencia. Pero la verdad no es tan así. Hacer fotografía de atardecer requiere aprender a manejar muy bien el contraste que se produce entre el primer plano, que casi no recibe luz, y el cielo, que tiene demasiada luz.

Hay muchas formas de conseguirlo. Doble exposición, bracketing, en fin. Pero yo no soy muy amigo de usar técnicas de retoque pues me gusta intentar resolver todo en la misma toma. Es simplemente una forma muy personal de entender la fotografía. Como dice mi gran maestro José Benito Ruiz, me siento más cómodo trabajando con la luz que con los pixeles.

Es por eso que el uso de filtros se hace muy necesario para conseguir estos resultados. Acá te cuento un poco el detalle de esta imagen.

PREPARANDO LA TOMA

Ya está dicho. El principal desafío en este tipo de fotografías es lograr que el primer plano no quede oscuro, y que el cielo no quede con exceso de luz. «Quemado», como suele decirse normalmente.

Entonces lo primero es calcular la exposición para el primer plano. Sin reducir la luz en el cielo, la foto saldría más o menos así directo de cámara.

Ya lo ves. Los detalles en las rocas del primer plano, y del fondo, sea aprecian con buena luz. El problema está en el cielo que no tiene detalle. Así que empecé a trabajarlo con dos elementos principales: 1 filtro degradado neutro y una black card (o pedazo negro de cartón, en este caso).

Si no conoces los filtros, te recomiendo dar una leída a esto antes de continuar.

Entonces, la cámara está montada en el trípode, con el sistema de portafiltros instalado y un filtro degradado de 3 pasos. Por sí sólo el filtro no resuelve el problema. Aquí es donde empiezo a jugar con la «black card».

Básicamente, ocupo un pedazo de cartón negro corriente. Con él cubro el cielo junto con el filtro degradado. El sistema de portafiltros está algo ladeado, tratando de respetar la línea diagonal que forman los roqueríos del fondo.

¿CÓMO SE HIZO?

Si te fijas en la siguiente foto, el cielo ya no está quemado y el contraste es mucho más equilibrado. Pero el problema es que se nota el uso del cartón negro. Mira atentamente y te darás cuenta que la parte más alta de los roqueríos del fondo está más oscura y el efecto no se ve natural. Allí se nota la orientación en la que use el cartón.

Para evitar que quede marcada la acción del cartón, hay que dejarlo un tiempo y luego quitarlo. La exposición duró 248 segundos, es decir, un poco más de 4 minutos.

Dejé el cartón instalado en el portafiltros como si fuera un filtro más. No lo recuerdo con precisión en este momento, pero por unos 40 segundos no lo moví de su posición. Transcurrido ese tiempo, retiré la black card y fui haciendo tapados con  ella en el área superior derecha que es en donde más luz había.

Los tapados los hice con el cartón en la mano, pasándolo por delante del lente y tratando de hacerlo en el área que quería reducir la luz. De acá ya todo es un poco ensayo y error. Probar y repetir. Aquí te comparto una foto marcando la posición aproximada en la que use el filtro degradado y la black card para obtener el resultado final. Si comparas con la imagen de arriba te darás cuenta de que moví un poco más arriba el cartón, para evitar oscurecer los roqueríos.

La cámara utilizada fue una Nikon D750 con un lente Nikon 16-35 mm, f/4. Adicionalmente se usó trípode y control remoto.

DATOS EXIF: ISO 250 – f/8 – 248 segundos.

Mira más artículos de ¿Cómo se Hizo? pinchando acá.

Previous Cambiando con Iluminación la Escena Nocturna
Next NUEVO Taller INTENSIVO de Fotografía en Iquique

2 Comments

  1. Gracias, muy claro y una gran ayuda.
    Saludos

Deja un comentario